En lo que fue un verdadero acto de amor, José Alfredo recibió un riñón de su esposa, lo que le dará una mejor calidad de vida por muchos años.

Esto ocurrió en la clínica 49 del IMSS en Los Mochis, el pasado 19 de julio, en donde la pareja del municipio de Guasave se atendió a lo largo de varios meses, para poder llevar a cabo este complicado procedimiento, que concluyó de manera satisfactoria, ya con el alta médica del paciente de 43 años, y su donante, su propia esposa.

José Alfredo luchó por dos años con problemas renales e hipertensión arterial. Hoy, luego de una semana de la cirugía, ya descansa en su hogar, en la etapa final de su recuperación, con un riñón en mejor estado y con una mejor y larga vida por delante.

«Le cambiará la vida. Él tenía una historia de dos años de enfermedad renal, en un tratamiento de diálisis peritoneal en fase terminal. Tuvo a bien ser candidato a este tipo de cirugía, teniendo una persona que tuvo la bondad de donar un riñón que fue su esposa, es un acto de amor que no se compara, que tu esposa te done un riñón, te debes de portar muy bien», dijo el médico especialista, que estuvo al frente de este complejo procedimiento.

Para poder completar el trasplante, los médicos realizaron estudios por un periodo de casi tres meses, para comprobar el estado de salud de ambos pacientes, y que el órgano que recibe fuera compatible. Una vez todo estuviera aprobado, se llevó a cabo la cirugía.