Quizá otras parejas han sido víctimas de un fraude así.

Desde el año 2021, Jorge y Ana Karen comenzaron a planear su boda, el día de sus sueños que habían marcado en el calendario el 23 de abril del 2022, evento que ya estaban preparando.

Para ello contrataron los servicios de una planeadora de bodas profesional en Los Mochis, la empresa ‘Steph German Wedding Planner’, a quien hoy, ocho meses después del gran día, acusan de fraude, por supuestamente robarles más de 100 mil pesos que ellos le transfirieron para el pago de toda su boda, que no fue para nada lo que habían planeado.

La feliz pareja procedió legalmente contra Stephanie Elizabeth ‘A’, quien fue notificada de la demanda ante la Fiscalía del Estado de Sinaloa, recibida en el Ministerio Público el pasado 31 de mayo, demanda que no avanza y a la que parecen haberle dado carpetazo, según relatan los afectados, pues aún no hay una resolución formal por parte de un juez.

Jorge y Ana Karen exigen la cantidad aproximada de 115 mil pesos, que resultó de contrastar la cantidad de presupuesto destinado a la boda, con lo cobrado por los diversos proveedores: florería, pastelería, salón de eventos, grupo musical, luces, entre otros.

  • El Día de su Boda.

La pareja había destinado más de 200 mil pesos para su boda, un día que esperaban fuera perfecto, pero lejos estuvo de serlo.

Todo comenzó desde temprano, cuando llegaron a la Parroquia de Nuestra Señora de Fátima, en Los Mochis, en donde no encontraron las flores por las que habían pagado 33 mil 800 pesos. Días después, se enteraron que la florería había recibido solo 9 mil pesos, por lo que solamente enviaron las flores pagadas al salón de eventos.

Ese fatídico 23 de abril continuó más tarde en el salón de eventos, al que llegaron temprano, pero que no estaba preparado, ni con las flores, ni con las luces, ni con el grupo musical que habían contratado.

Expectativa vs Realidad de la mesa de novios

La empresa proveedora de iluminación no envió nada al lugar del evento, a pesar de que habían pagado 40 mil pesos para ese servicio.

Expectativa vs Realidad de las luces

Jorge y Ana Karen relataron que durante toda la noche se presentaron muchos problemas, como centros de mesa incompletos, falta de pago al grupo musical, un pastel mucho más pequeño al que habían solicitado, además de los ya mencionados; situaciones por las que la organizadora de bodas, Stephanie Elizabeth ‘A’, culpó a los proveedores, según señala la demanda interpuesta, cuya copia está en poder de Tiempo Real Portal.

Expectativa vs Realidad del pastel

Los días posteriores al evento, ese 23 de abril, la pareja buscó insistentemente a la acusada de fraude, para pedirle una explicación a lo sucedido, pues descubrieron que muchos de los proveedores habían recibido pagos incompletos, cancelaciones, e inclusive, descubrieron que algunos productos que los proveedores brindaban dentro de su servicio, la organizadora se los quería cobrar como extra, como el ‘carrito de shots’, que el grupo incluía dentro del paquete, pero por el que la acusada pedía un pago de 2 mil 500 pesos para que estuviera en la boda.

Ante eso, Stephanie Elizabeth ‘A’ fue evasiva, y argumentó problemas con su embarazo para evitar reunirse con los afectados, por lo que decidieron interponer una demanda mercantil y penal, acusando fraude por más de 100 mil pesos, demanda que no avanza, sin que exista una razón legal para que esté detenida.

Así, el 23 de abril que esperaban fuera el día de sus sueños, resultó ser un día para el olvido. Una boda por la cuál invirtieron más de 200 mil pesos, resultó ser un dolor de cabeza, en el que se la pasaron intentado resolver problemas, y buscando atender a sus invitados. Una boda que terminó en fraude.