Fue trasladado a Estados Unidos.

Un pequeño de apenas año y medio de edad, sufrió quemaduras de segundo grado, en más del 50 por ciento de su cuerpo, por lo que fue atendido en el Hospital General de Los Mochis, y trasladado vía aérea a California, Estados Unidos.

De acuerdo al informe compartido a los medios de comunicación, el lamentable hecho ocurrió en San Miguel Zapotitlán. Relataron que el niño iba corriendo, huyendo de un perro que lo perseguía, cuando tropezó y cayó sentado dentro de una hoya hirviendo con agua para jamaica, en una cenaduría.

Ramón Mateo fue valorado en Los Mochis, y enviado a Sacramento, California a través de la organización ‘Sheiners’, que atiende a niñas y niños con quemaduras graves.

Reportan que el pequeño está estable, pero sus heridas tienen que ser atendidas por el nosocomio especializado, en Estados Unidos.