En varias comunidades indígenas de la región, como El Colorado, Charay, Juan José Ríos, Carrizo Grande y Cerro Cabezón, arrancaron este sábado las asambleas informativas, para que conocieran de fondo los detalles del proyecto de la planta de amoniaco, que se construye en la Sindicatura de Topolobampo, en Ahome, Sinaloa.

Esto con el fin de que estuvieran preparados para tomar la decisión colectiva de si se debe continuar o no, con la construcción de dicha planta de la empresa GPO.

A las reuniones se presentan expertos en materia ambiental, de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollos Naturales, así como representantes de la Secretaría de Gobernación, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la Comisión Nacional del Agua y de la Secretaría de Marina, quienes expusieron su punto de vista como especialistas en diversas áreas.

Al respecto, la bióloga de SEMARNAT, Elizabeth González Montiel, reconoció que la planta sí tendrá un impacto ambiental negativo en la Bahía de Ohuira, pero aseguró que son mínimos y son reversibles, además dijo que estarán en constante vigilancia.

«De acuerdo a la manifestación de impacto ambiental, dichos impactos no son graves; de los más relevantes de estos 25, el primero es el impacto al aire. Evidentemente, va emitir gases a la atmósfera como un coche, pero hay normas que establecen límites que no se pueden sobrepasar, para eso va haber un constante monitoreo de estas emisiones, están obligados a proponer medidas con las cuáles van a controlar todas estas afectaciones», explicó.

Respecto a las descargas de agua de la planta hacia el mar, la especialista señaló que el líquido llegará a la bahía ya con una temperatura que no afectará el ecosistema.

«Sí va cambiar la temperatura del agua, pero se prevé que al descargar sobre el canal de CFE, esta temperatura se va ir regulando, y cuando llegue a la bahía va a ser muy poca la diferencia de la temperatura y no va alterar en nada el ecosistema dentro de la bahía», afirmó.

Los indígenas presentes en las asambleas escuchan atentos las explicaciones expuestas, manifestaron algunas dudas e inquietudes que son respondidas. Ya será decisión de ellos, dar su anuencia o no, a la continuidad del proyecto de la planta de amoniaco, en Topolobampo, Sinaloa.