sábado, mayo 21, 2022
Inicio > Última Hora > Se casan y más de la mitad de los invitados se contagian de Covid

Se casan y más de la mitad de los invitados se contagian de Covid

Los novios terminaron por pedir disculpas a todas las personas que estuvieron presentes porque nunca esperaron que la fiesta terminara en tragedia

Celebrar XV años, el nacimiento de un bebé, años de casados, en fin tantas cosas siempre es un verdadero agasajo, pero en esta ocasión la alegría terminó convirtiéndose en llanto luego de que una joven pareja se uniera en matrimonio y más de la mitad de los invitados acabaron infectados por el Covid 19.

Después de meses de planeación Anthony y Mikayla Bishop decidieron casarse en Ontario, California, en Estados Unidos, debido a la pandemia tuvieron que cancelar una y otra vez. Cuando llegó la fecha señalada de nuevo tuvieron que decidir entre continuar o posponer y prefirieron arriesgarse.

En una entrevista realizada con una cadena local de Estados Unidos mencionaron que tampoco se tomaron las medidas de seguridad sanitarias correspondientes, incluso la novia se mostró sorprendida porque muchos de los invitados no traían el cubre bocas y sólo sus abuelos lo portaban.

Luego de algunos días el teléfono comenzó a sonar y les indicaron que una persona se había contagiado de Coronavirus y de nuevo otra persona y otra, otra, otra, en fin. La pareja se fue de luna de miel y a los pocos días ambos estaban contagiados por el Covid.

En la celebración hubo 83 invitados, por el momento 32 están infectados, tres de ellos son abuelos de la pareja y se encuentran graves en el hospital. Las autoridades sanitarias continúan realizando los exámenes correspondientes a quienes estuvieron presentes para descartar o confirmar si se eleva el número de casos.

Los Bishop optaron por ofrecer una disculpa y aseguraron que nunca pensaron que hoy en día las bodas podrían provocar miedo. Como si se tratara de una película de terror ahora hay que pensarla dos veces en ir a una reunión.

Pareciera que ahora debemos valorar nuestra salud al punto de cuidar con quién nos reunimos, o determinar si por el amor o el afecto que sentimos por alguien estaríamos dispuestos a celebrar aún cuando las consecuencias podrían ser graves si no tomamos las medidas de salud correspondientes.